Adolescente millonario prófugo en EU logra permiso para permanecer en México

31/12/2015 – México.- El joven fugitivo en Estados Unidos que causó revuelo al escapar con su madre a México logró un amparo que aplaza indefinidamente la deportación a su país, donde causó la muerte de cuatro personas cuando conducía ebrio, informó este jueves una fuente del Instituto Nacional de Migración (INM).

Un juez “ya ratificó su amparo (recurso)”, dijo a la AFP la fuente, que pidió el anonimato, al explicar que Ethan Couch, de 18 años, permanecerá en México “el tiempo que sea necesario” en un centro de retención de inmigrantes que esperan su deportación, en un empobrecido barrio de Ciudad de México.

Los abogados del joven millonario -quien cruzó ilegalmente la frontera con México acompañado de su madre- ya habían logrado el miércoles aplazar por 72 horas la inminente deportación a Estados Unidos, y esperaban que un juez ratificara el amparo para que Couch permaneciera en México durante un proceso judicial que podría durar semanas o meses.

En cambio, la madre del joven texano, Tonya Couch, no interpuso recurso y fue deportada el miércoles a Los Ángeles, mientras las autoridades en Texas emitieron una orden de aprehensión en su contra por entorpecer la detención de su hijo.

El joven fue arrestado junto con su madre el lunes en Puerto Vallarta, un turístico balneario del mexicano estado de Jalisco (oeste) con costas al Pacífico.

La cacería contra Couch, quien a la edad de 16 años estrelló su camioneta contra un grupo de peatones y otro vehículo causando cuatro muertos y varios heridos en Estados Unidos, comenzó después de que no acudiera a una reunión obligatoria con su oficial de libertad condicional.

Hijo de padres millonarios, Couch acaparó los titulares de la prensa estadounidense durante el juicio, cuando un psicólogo testificó en su defensa argumentando que el muchacho era incapaz de comprender las consecuencias de sus actos debido a su riqueza.

La fiscalía había pedido 20 años de prisión para Couch, pero se le impuso una sorpresiva sentencia de recibir tratamiento psicológico y una década de libertad condicional, lo que indignó a muchos estadounidenses.

Agencias

Share Button